Ir al contenido principal

Meditación: Jesús lanza un desafío


Lectura: Marcos 4:1-20

La parábola del sembrador es una de las más conocidas figuras que Jesús usó. Es un relato sencillo y breve, tiene un solo personaje, y presenta una secuencia de eventos simples y cotidianos. Si imaginamos por un momento que estamos entre la audiencia de Jesús, quizá podamos comprender la dificultad que experimentaron los discípulos para entender esta parábola.

El desafío

Comencemos, no por el principio, sino por el final. Al terminar de narrar la parábola, Jesús desafía a su audiencia con estas palabras: "El que tenga oídos para oír, que oiga." (v. 9). Podríamos intentar parafrasear: "Si puedes escuchar, escucha". Allí hay una invitación. ¿Seremos capaces de escuchar? ¿Seremos capaces de comprender?

El aspecto desafiante es la implicación negativa de esa misma frase. Esta podría parafrasearse: "Si no quieres escuchar, no escuches". Es una manera de hacer que el auditorio se haga responsable de su respuesta ante el mensaje expuesto.

Las reacciones

Jesús anticipa cuatro posibles reacciones ante lo que ha dicho. Más bien, podríamos decir que anticipa dos posibles reacciones, sólo que la primera reacción es presentada con tres diferentes matices. Así que Jesús comienza la parábola describiendo tres matices de no escuchar.

El primer matiz del "no", es el que escucha con atención, para luego decir: "Esto no es para mí". (vv. 4 y 15). La segunda variante será el que piensa: "Esto es realmente interesante, me parece muy bien; pero no quiero problemas." (vv. 5-6, y 16-17). El tercer matiz de la respuesta negativa sería: "Esto está muy bien, y estoy de acuerdo, y me gusta mucho; pero tengo otras prioridades y no tengo tiempo para esto." (vv. 7, y 18-19).

El conflicto de la breve narración ha aumentado hasta este punto, por no haber obtenido buenos resultados. Pero la última reacción cambia el panorama por completo. Finalmente aparece una reacción positiva: "Sí. Lo creo, lo quiero vivir y lo voy a compartir." (vv. 8 y 20).

La semilla

Jesús ha estado sembrando una semilla, ante la cual no se puede permanecer indiferentes. Pero, ¿qué es la semilla? Es el mensaje. Es la Palabra de Dios. Lo que él ha dicho. Lo que Jesús hizo y dijo. La identidad de Jesús.

La semilla es la gran narrativa de toda la Biblia que nos habla del Dios Creador, la humanidad rebelde, la misericordia de Dios para reconciliar a la humanidad consigo mismo a través de Jesús, y la renovación de todas las cosas en el final de la historia. Es el llamado a creer y abrazar esta visión, y contagiarla a otros.

Tomando el desafío

La parábola no queda allí. El desafío que Jesús lanzó sigue vigente, y nos apremia a responder. ¿Tienes oídos? ¿Puedes escuchar?

"No es para mí"; "No quiero problemas"; "No tengo tiempo"... Y hay más respuestas posibles. La pregunta es: ¿Qué haremos con lo que ya hemos escuchado?

Entradas más populares de este blog

Artículo: Job se reconcilia con sus amigos

La relación que Job llevaba con sus amigos antes de la prueba aparece sugerida en el capítulo 2, donde se nos dice que lo visitaron para "condolerse con él y consolarlo" (2:11); estos versículos describen en pocas palabras toda una semana en que Elifaz, Bildad y Zofar acompañaron a Job y trataron de darle su apoyo en medio del dolor. Al ver que atravesaba por un sufrimiento atroz, decidieron solo guardar silencio, sentados en el suelo con él, haciéndose presentes para su amigo.

Conocemos la historia, y sabemos que después de este silencio los tres amigos no se comportaron tan amistosamente. Sin embargo (y es el tema que queremos rescatar en este escrito), nos interesa analizar lo que sucedió después con Job y sus amigos.

Meditación: Desde el principio hasta el fin

Lectura: Eclesiastés 3:9-14
El libro de Eclesiastés es una grandiosa colección de verdades, observaciones y experiencias que el viejo rey Salomón comparte con las generaciones que han de sucederlo. Está lleno de profundas meditaciones, y sentencias sabias, todo esto inspirado por Dios y lleno del sabor de la experiencia humana: dolor, alegría, temor, muerte, amor, odio, fracaso, placeres, cansancio... Eclesiastés 3:11 es una de las frases más fascinantes de este libro: "Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y ha puesto eternidad en el corazón del hombre, sin que este alcance a comprender la obra hecha por Dios desde el principio hasta el fin." (RVR95)

Meditación: Vayan y hagan discípulos

Lectura: 2 Timoteo 2:1-13
La gran comisión

En el texto conocido como la gran comisión, Jesús dio estas instrucciones a sus seguidores:

Jesús se acercó y les dijo: «Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.Enséñenles a cumplir todas las cosas que les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.» Amén.
(Mateo 28:18-20, énfasis añadido)
Hemos resaltado en el texto los conceptos "hacer discípulos" y "enseñar a cumplir". Estos dos elementos del mandato hablan de un proceso de formación intencional y constante, para preparar discípulos del Señor.