Ir al contenido principal

Meditación: Jesús es el Señor

Lectura: Filipenses 2:1-11

Este domingo en la predicación, el pastor abordó el pasaje de Filipenses conocido como Humillación y exaltación de Cristo. Hacia el final del sermón, enfatizó fuertemente el versículo 11, que dice: "y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor" (LBLA).

Explicó que en el contexto del Nuevo Testamento, César, el Emperador Romano, era considerado un dios, por lo que una prueba de lealtad al Imperio Romano consistía en repetir la frase: "César es Señor".

Los cristianos se hicieron sospechosos ante el Imperio debido a que no reconocían otro Señor que no fuera Jesucristo, pues el título Señor tenía connotaciones mucho más comprometedoras que en la actualidad. Señor era el dueño, el soberano, la autoridad total. Debido a esto, un cristiano jamás permitiría que alguien más ocupara el lugar de Jesús en su vida, y en el mundo.

Después, el pastor nos exhortó a ser fieles a esta realidad, a considerar verdaderamente el reinado de Cristo en nuestra vida, su señorío y soberanía total, retomando los versículos 10 y 11:

"para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre." (NVI)

Recordamos, entonces, que cuando Cristo venga por segunda vez, todos tendrán que arrodillarse ante Él. Tanto los que creyeron como los que no creyeron, doblarán sus rodillas delante de Jesucristo, confesando su señorío.

Así que el pastor aplicó esta verdad de esta manera:
"Darwin tendrá que decir: Jesús es el Señor
Marx tendrá que decir: Jesús es el Señor
Hitler tendrá que decir: Jesús es el Señor"
Y la lista continuó.

En esos momentos, Dios me estaba hablando, llenando mi corazón de gozo y admiración por esta hermosa verdad. Jesús es el Señor, y será reconocido por toda la creación cuando vuelva en gloria.

Como cristianos no debemos esperar hasta ese día, sino vivir dando testimonio de su señorío en cada aspecto de nuestra vida. Nuestra confianza y aliento es que al final de los tiempos, Él se revelará, y será reconocido como quien Él es.

El simple hecho de imaginar que grandes ateos como Nietzche o Richard Dawkins se arrodillarán ante Jesús reconociendo su soberanía, me conmovió y llenó mi corazón de adoración para mi Dios: poderoso, digno, Rey de reyes y Señor de señores.

Nada en este mundo escapa del control de nuestro Dios. Aunque ahora la creación está expuesta al pecado, los propósitos de Dios siguen su curso, y nada los detendrá. Es maravilloso contemplar a nuestro Dios, llegando delante de Él con sumisión y completo asombro al conocer su grandeza.

Que Jesús sea Señor en nuestras vidas, desde hoy, y que el día de su regreso, nuestro gozo y adoración sean completos al formar parte de las inmensas multitudes que, de rodillas, lo llamarán Señor.

Entradas más populares de este blog

Artículo: Job se reconcilia con sus amigos

La relación que Job llevaba con sus amigos antes de la prueba aparece sugerida en el capítulo 2, donde se nos dice que lo visitaron para "condolerse con él y consolarlo" (2:11); estos versículos describen en pocas palabras toda una semana en que Elifaz, Bildad y Zofar acompañaron a Job y trataron de darle su apoyo en medio del dolor. Al ver que atravesaba por un sufrimiento atroz, decidieron solo guardar silencio, sentados en el suelo con él, haciéndose presentes para su amigo.

Conocemos la historia, y sabemos que después de este silencio los tres amigos no se comportaron tan amistosamente. Sin embargo (y es el tema que queremos rescatar en este escrito), nos interesa analizar lo que sucedió después con Job y sus amigos.

Meditación: Vayan y hagan discípulos

Lectura: 2 Timoteo 2:1-13
La gran comisión

En el texto conocido como la gran comisión, Jesús dio estas instrucciones a sus seguidores:

Jesús se acercó y les dijo: «Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.Enséñenles a cumplir todas las cosas que les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.» Amén.
(Mateo 28:18-20, énfasis añadido)
Hemos resaltado en el texto los conceptos "hacer discípulos" y "enseñar a cumplir". Estos dos elementos del mandato hablan de un proceso de formación intencional y constante, para preparar discípulos del Señor.

Meditación: Jesús lanza un desafío

Lectura: Marcos 4:1-20
La parábola del sembrador es una de las más conocidas figuras que Jesús usó. Es un relato sencillo y breve, tiene un solo personaje, y presenta una secuencia de eventos simples y cotidianos. Si imaginamos por un momento que estamos entre la audiencia de Jesús, quizá podamos comprender la dificultad que experimentaron los discípulos para entender esta parábola.
El desafío
Comencemos, no por el principio, sino por el final. Al terminar de narrar la parábola, Jesús desafía a su audiencia con estas palabras: "El que tenga oídos para oír, que oiga." (v. 9). Podríamos intentar parafrasear: "Si puedes escuchar, escucha". Allí hay una invitación. ¿Seremos capaces de escuchar? ¿Seremos capaces de comprender?